Piedra

La piedra fue uno de los primeros materiales usados por el hombre, tanto en la elaboración de objetos o esculturas como en la construcción de monumentos. El material pétreo tiene estructura cristalina y está constituido por minerales y rocas. Las piedras son porosas, lo que conlleva problemas de cristalización de sales solubles. En los objetos arqueológicos son característicos los depósitos de duras incrustaciones, a menudo de naturaleza carbonática, que se adhieren a la superficie y que ocultan el original, para cuya eliminación es necesario realizar un tratamiento específico de limpieza.

En el Laboratorio realizamos intervenciones sobre relieves, inscripciones o esculturas realizadas en piedra, pero también sobre obras de mayor complejidad, como mosaicos que han tenido que extraerse de su ubicación original ante la imposibilidad de su conservación in situ y precisan de la colocación de nuevos soportes para poder ser expuestos.

piezas

  • Restauración de un ara de época romana

    La pieza presentaba concreciones calcáreas y terrosas en su superficie, en su mayoría fuertemente adheridas. La primera limpieza se realiza con vaporetta para eliminar la suciedad más superficial. Se procede posteriormente a una segunda limpieza con microabrasimetro y piedra pómez para eliminar las concreciones más duras de tipo calcáreo. Finalmente por impregnación se aplica sobre la superficie silicato de etilo.

Procesos relacionados

Back to top