Mosaicos y pavimentos

En época romana el mosaico era el arte de decorar pavimentos. Lo hacían empleando diversas tipologías (opus signinum, opus sectile, opus tessellatum, etc.). En ocasiones se trata de simples pavimentos hechos con piedra, pero sin duda es el mosaico de teselas el que más ejemplos nos ha dejado de la extraordinaria capacidad de los artistas romanos para saber "pintar con piedras".

El mantenimiento in situ de este tipo de piezas es la mejor alternativa de conservación, ya que se trata de un bien inmueble ligado a una estructura arquitectónica, y su extracción implica siempre una descontextualización.
Sin embargo son muchas las causas que obligan al arranque de los mosaicos y a su traslado a los museos, por lo que el conservador-restaurador tiene que saber planificar perfectamente las operaciones de extracción en secciones en el propio yacimiento arqueológico y su posterior transporte, para finalmente poder desarrollar en el laboratorio los trabajos de limpieza y colocación de un nuevo soporte.

piezas

  • Restauración del mosaico romano de los orígenes de Roma hallado en Benifayó

    El pavimento se descubre con una gran zona de pérdida que atraviesa el mosaico en la parte central debido a unas antiguas obras municipales de canalización que afectaron especialmente al emblema central figurativo policromo, con el motivo del origen de Roma. En algunas partes se aprecian daños por quemado. Sobre la superficie se había depositado una costra bastante generalizada de tipo calcáreo, que ocultaba en gran medida los diseños decorativos.
    A pesar de que los estratos...
Back to top