Back to top

La numismática ibérica y las primeras monedas

Sala VIII
Las monedas se inventaron en la costa griega de Asia Menor hacia el 625 a.C. Entre los siglos V y III a.C, mercaderes, navegantes y mercenarios trajeron algunas piezas acuñadas por las ciudades griegas del Mediterráneo occidental, pero esta nueva forma de dinero sólo comenzó a ser común desde la Segunda Guerra Púnica (218-202 a.C.), cuando cartagineses y romanos pusieron en circulación millones de monedas para financiar sus tropas. Aquella masa monetaria incluyó emisiones peninsulares (hispano-cartaginesas, emporitanas e ibéricas) e importadas (griegas, púnicas, romanas y celtas), la gran mayoría de plata y valoradas por su contenido metálico.
En la sala se muestran monedas importadas junto a emisiones de las cuatro cecas ibéricas valencianas identificadas: Arse-Saguntum (Sagunto), Saiti (Xàtiva), Kelin (Los Villares) y Kili. Junto a ellas se exponen las piezas de otras cecas peninsulares y las monedas romanas que también se utilizaron en época republicana. Finalmente se muestra el tesoro de Los Villares (Caudete de las Fuentes), pequeña acumulación de riqueza que incluye monedas junto a piezas de joyería en oro y plata.

Vitrinas

Back to top